¿Tienes sal? también sale a la calle

¿Tienes sal? también sale a la calle

Como muchos de vosotros ya habréis visto, poco a poco los medios se van haciendo eco de nuestro proyecto, nos encanta compartir nuestra idea para seguir encontrando vecinos comprometidos con su barrio y con nuestra visión de reforzar la solidaridad vecinal. Llegados a este punto, hemos hablado mucho de lo que nos gustaría que fuera la plataforma, de lo que quisiéramos conseguir con ella… Uno de los conceptos principales que siempre tuvimos presente es que el buen ambiente de barrio no se quede atrapado en la pantalla, sino que ¿Tienes sal? os sirva de impulso para promover encuentros en la vida diaria, ponerle cara a esa persona con la que te cruzas casi todos los días en la parada del autobús o en la panadería y animaros a organizar algo: un partido de fútbol, un domingo de cañas, una tarde de senderismo…

Ahora nos gustaría daros voz a vosotros y que nos contaseis cómo os está sirviendo ¿Tienes sal? y qué iniciativas se han puesto en marcha en vuestras calles. Puesto que creemos firmemente en el proyecto, queremos mejorarlo cada día, y la mejor motivación para lograrlo son esas pequeñas historias cotidianas que hacen de vuestro barrio un lugar especial.

Hoy nos vamos hasta Carabanchel, un barrio tan señero y con tanta identidad vecinal que casi no necesitaría presentación. Cruzamos el río y nos vamos concretamente hasta Marqués de Vadillo. La marcha del verano nos va dejando tardes cada vez más cortas, ya conviene rescatar la manga larga del fondo del armario y no dejar el paraguas en casa. ¡Pero nada de quedarse en casa a hibernar! Un vecino pensó que sería un buen momento para organizar una quedada entre vecinos y ponerle cara a los nuevos nombres que se habían incorporado a la plataforma o que ya estaban desde el inicio. Cuando organizas estas cosas siempre te acabas preguntando si responderá alguien o si al final vais a ser solo tres personas y no va a salir adelante…

Pero los vecinos de Marqués de Vadillo no defraudaron: gente de todas las edades sentadas a la misma mesa, compartiendo experiencias y descubriendo cuánto les une más allá del código postal. Según nos contaban en un correo electrónico, fue una oportunidad magnífica para presentarse y explicar lo que podían ofrecer a los demás.

De una reunión así solo pueden salir cosas buenas: no solo se está hablando de organizar una segunda quedada, sino que en esa misma tarde se organizaron grupos para jugar al mus, al ajedrez, para salir a pasear… Como decíamos al principio, ¿Tienes sal? os aporta la chispa para dar vida a estos encuentros en la vida real y nos encanta comprobar cómo este objetivo se hace realidad gracias a vuestro compromiso.

¿Qué te ha parecido la idea? ¿Te animas a organizar una quedada similar o a contarnos lo que ya hayáis preparado en vuestro barrio? ¡Cuéntanos tu experiencia a través de contacto@tienes-sal.es, cada historia es una fuente de inspiración para construir vecindarios más fuertes y más unidos!